niña abrazando un león - vivir con alguien como tu

Si pudieras elegir ¿Te gustaría vivir con alguien como tú?

¿Te gustaría vivir con alguien como tú? No sé si alguna vez te habías preguntado cómo sería vivir con alguién como tú. Te confieso que yo sí, y varias veces. La respuesta, la mayor cantidad de ocasiones, no ha sido afirmativa. Y ahora te comparto mi reflexión.

Pienso que a todos nos ha pasado que hay una persona cercana a nosotros que quisiéramos que cambie. Algunos queremos que otra persona sea más cariñosa, que sepa escucharnos mejor, que nos apoye en nuestros planes, que nos tienda la mano ante una dificultad, y una larga lista de etcéteras que quisiéramos ver en los otros. En incontables ocasiones he escuchado cosas como “es que, si esa persona se diera cuenta”, “si fuese de esta o aquella manera” entonces yo… “no sufriría tanto, no me enojaría de esta manera, me sentiría mejor, sería feliz, le perdonaría, etc”.

Podemos hacer un listado de todas esas cosas que le reclamamos y por las cuales nos quejamos de esa persona que queremos que cambie (cónyuge, hijos, hermanos, padres, suegros, cuñados, amigos, compañeros de trabajo, jefes, etc). Pensamos que, si la persona cambiara ALGO de sí, sería más fácil convivir.

Pero, lo que realmente resulta poco común es preguntarnos si YO MISMO soy una persona con la que resulta agradable vivir. Si yo pudiese elegir HOY, ¿Escogería como compañero de camino a una persona como yo? ¿será que soy tan bueno como me creo?

¿Será que realmente soy AMABLE?

Estuve buscando en la Real Academia Española la definición de esa palabra tan poderosa: AMABLE. Dice que es alguien “Digno de ser amado”, alguien “Afable, complaciente, afectuoso”.

Al leer esa definición me pregunto y te pregunto ¿Será que soy realmente digna de ser amada así tal cual soy? ¿Será que soy afable, complaciente, afectuosa?…

Me doy cuenta que todo eso que reclamo de otros, en mayor o menor medida tampoco lo doy. Me cuestiono si soy tan cariñosa, empática, cercana, solidaria, leal, presente, etc. con las personas más cercanas a mi como quisiera que ellos lo fueran; o si será que estoy viviendo la enorme incoherencia de exigir lo que no doy.

¿Me gustaría vivir con alguien como yo?

Me pregunto cómo será vivir con una persona que cada mañana pospone la alarma muchas veces. Que al despertarse lo primero que hace es preguntar por su café. Que luego por no levantarse a tiempo anda con los apuros presionando a todos. Que cuando inicia su rutina de trabajo no sabe ni por dónde empezar. Que no siempre busca dar lo mejor de sí. Que se distrae y dispersa muchas veces. Que se mete en más cosas de las que en ocasiones puede cumplir, dejando plantada de primero a los más cercanos. Que muchas veces es egoísta y no quiere dar, sino recibir. Que reclama, es medio sarcástica y de vez en cuando perezosa. Que cuestiona TODO. En verdad, no creo que debe ser muy agradable ¿Te gustaría vivir con alguien así? Pues, con eso viven mis seres queridos.

Me he estado mirando y, la verdad, es que no soy una persona tan agradable con la cual vivir. Posiblemente, si pudiera elegir, no me gustaría vivir con alguien como yo. Y eso me ha estado enseñando a mirar con más amor, agradecimiento y admiración a los que tienen las agallas de tolerarme.

Valora a quienes conviven contigo

¿Y tú?, después de haber pensado en esto ¿Te elegirías? ¿Te gustaría vivir con alguien como tú? Hoy, mira a las personas que conviven contigo. Mira a esa persona a quien le reclamas, quizás le gritas, le exiges, le presionas o le rechazas porque no se comporta “a la altura de tus expectativas”. Mírale desde la humildad de haber visto tus propias faltas. Mírale y, de corazón, siente la gratitud de que esa persona, incluso en tus caídas, te soporta, te toma de la mano muchas veces y se preocupa por ti.

Deja de llamar amor a tus expectativas y aprende a amar, hoy es el momento de decidirte a hacerlo. Ninguno de nosotros tiene el mañana seguro. Mi invitación de hoy es a mirarte a ti mismo, DE NUEVO, como acostumbro a hacer. Examínate, revisa cómo te estás comportando con tus personas más cercanas. ¿Estás dándoles los mejor de ti? Y, si no lo haces, ¿qué te impide hacerlo?

¿Qué te impide ser esa persona con la cuál quisieras vivir?

En eso que te lo está impidiendo hay mucha información, muchas cosas de las cuales aprender y muchas acciones que emprender para mejorar.

Que no se te pase la vida sin darte cuenta de lo que hay en ti y sin hacerte cargo de los únicos cambios que en realidad puedes llevar a cabo, los que te competen a ti mismo.

¿Y tú, ya te miraste? ¿Ya viste lo que estás dando? ¿Cómo vives esto?

Comparte en las redes sociales

shares