la decisión de perdonar te da libertad

La decisión de perdonar te hará verdaderamente libre

La decisión de perdonar es una que sólo se atreven a tomar las personas realmente fuertes. Esas personas que han aprendido a gestionar sus emociones, de tal forma que dan cabida a la razón por encima de la emoción, y basadas en ello, se dan cuenta de que dejar de tomar la decisión de perdonar les lleva a vivir en el resentimiento, y éste les enferma, les paraliza y les obstruye en distintos aspectos de su vida.

El mundo nos invita a la venganza y a permanecer en el odio, pero eso solo te destruye por dentro con el tiempo. Toma la decisión de perdonar y libérate de esa carga que en nada te hace bien.⁣

Si te cuesta mucho perdonar, recuerda que no estás sólo, Dios está contigo y te acompaña en el proceso de perdonar, recurre a Él, porque Él está dispuesto a darte esa gracia.⁣

Tomar la decisión de perdonar podrá costarte tu orgullo. Pero no hacerlo, te costará tu libertad.

Al final, el perdón es cuestión de tomar una decisión que puede ser muy difícil, pero a la vez muy liberadora. No perdonar, te mantiene atada a esa persona, le piensas constantemente, sufres cuando le recuerdas, estás constantemente reviviendo el dolor que el hecho te causó.

Perdonar es un acto de amor, pero sobre todo de amor hacia ti mismo, porque no te conviene cargar el peso de un resentimiento que día a día te enferma y te paraliza, que se puede transformar en amargura y robarte tu libertad de sonreír.

Muchas personas me han comentado que no pueden perdonar porque no quieren que sigan haciéndoles lo mismo. Es verdad que no queremos pasar por el mismo dolor, pero la falta de perdón no te va a evitar eso. La falta de perdón sólo es una forma de castigarte a ti misma una y otra vez.

Lo que puede ayudarte a disminuir las probabilidades de que el episodio se repita es ser prudente a la hora de volver a dar tu confianza, aprender a poner límites sanos y, sobre todo, dejar de depender emocionalmente de los demás y depender del Señor. Así podrás relacionarte más sanamente con los demás, te hayan fallado o no.  Como dice la Palabra:

«Hagan todo lo posible para vivir en paz con todos» (Romanos 12,18)

3 claves que te ayudarán en la decisión de perdonar

  1. Perdona porque tú también cometes errores. Recuerda tu pequeñez. Recuerda que todos caemos en distintas situaciones de nuestra vida. Recuerdas las veces que tú has fallado y has sido perdonado por Dios.⁣
  2. Perdona porque esa persona no es sólo sus defectos ni es sólo eso en que te falló. Recuerda también con gratitud las cosas buenas que esa persona ha hecho por ti. No dejes que tu visión se ciegue para recordar sólo su error, todos somos luz y sombra.⁣
  3. Perdona porque Dios así lo quiere, y porque solo Él te capacita para hacerlo. Él lo quiere porque te ama y te quiere libre, sabe que cuando se perdona, puedes caminar ligera de equipaje en esta vida y ser feliz.⁣

Antes de despedirme, nuevamente te recuerdo que perdonar no es contrario a poner límites, los límites siempre son necesarios. Incluso cuando nuestras relaciones son sanas y marchan bien, se necesita de límites. Otro día te hablaré de ello.

Me gustaría leer tu opinión en los comentarios de esta publicación, te dejo algunas preguntas para abrir el diálogo:

  • ¿Qué tan fácil te es el perdón?
  • ¿Llevas algún resentimiento contigo por mucho tiempo?
  • ¿Qué cosas te han ayudado hasta ahora a perdonar?

Comparte en las redes sociales

shares
Abrir chat